jueves, 19 de noviembre de 2015

I’M DIRTY SÁNCHEZ - Collector’s Series 2014 (la reseña)



I’M DIRTY SÁNCHEZ  - Collector’s  Series 2014

Disco conjunto de dos buenísimas bandas catalanas de contundente punk rock: I’m y Dirty Sánchez. Grabaron este trabajo en parte, porque también comparten vocalista, Toni y era una buena forma de celebrarlo; sin perder, ni un ápice, de su sentido crítico y actitud punk rock.


Gran disco, tanto por los grupos que participan en el mismo, como por la presentación, en vinilo negro y verde, además de una muy cuidada carpeta y hoja promocional del interior. En este disco “split” o compartido, encontramos a dos grupazos catalanes y representantes del mejor hardcore punk del panorama actual: I’m  de Manlleu y Dirty Sánchez de Barna. Han firmado un curioso EP, donde hacen gala de todas sus influencias y dan por sentado esa actitud gamberra y despiadadamente descarada, que les aporta tanta frescura, como complicidad, a la hora de encarar un proyecto conjunto como este. El formato elegido es exquisito y muy asequible, tanto; que los coleccionistas de turno, pueden ir afinando el olfato, ya que la escatológica imagen de la carpeta del EP, seguro que no impedirá; más bien, todo lo contrario, que se hagan con este gran trabajo. Bromas aparte, estilos como: hardcore, punk, garage y la música skate, se dan cita en este disco y tiene todas las papeletas, para convertirse en toda una rareza y objeto de culto en el mundo del underground. A ellos gusta definirse como brutal hardcore punk, la verdad una buena etiqueta, que define a la perfección a ambas hermanadas formaciones, pero sin dejar de lado las otras influencias referidas.

Huyendo de ciertas parafernalias adolescentes y estereotipos punk pop, exentas muchas veces de mensaje crítico y contribuyendo, por el contrario, a fomentar una visión o corriente más subversiva de lo habitual, en el mundillo del skate punk. De hecho, I’m tratan de recrear un punk muy original y personal; ya que, sus miembros se sienten identificados, con bandas pioneras de una actitud, desde el sonido punk rock californiano de Crimpshrine o Operation Ivy, al también estilo singular de los neoyorquinos Jawbreaker, que luego se proyectaría en sonidos renovados de los 90, en bandas como Hot Water Music y Against Me! y por tanto, llevaron este tipo de música punk más personal y ecléctica en parte, a un público más amplio. Por otro lado, los miembros de Dirty Sánchez proceden de bandas como Extensity, Kids Pantera, Afganistán Yeyés, Dead Bones o Scavenge y sus beben de fuentes tan variopintas como: Circle Jerks, Zero Boys, Black Flag, o los anteriormente mencionados Jawbreaker.  

Dirty Sánchez aporta el lado más skate punk, con esos toques hardcore, que le da a los temas una envoltura, en la que luce su eclecticismo de manera brillante y contundente. Las canciones están en inglés, de título “Downtown” y “Speed Sánchez”. “Downtown”, toca un tema de rabiosa actualidad, aunque sea indirectamente, cuando se refieren a los lugares sucios e inseguros de las supuestamente grandes ciudades, que se pueden llegar a convertir en una trampa mortal y donde la depresión, la violencia y el estado policial, al final campan a sus anchas. “Speed Sánchez”, habla un poco del hecho de tratar o no de cambiar el estado de las cosas que nos rodean, un texto muy a lo Bukowsky, donde locura, flirteo y alcohol se entremezclan, con ironía contumaz. Fieles a su estilo, por un lado crítico, pero por otro, muy irreverente. Una irreverencia, que se agradece en demasía. Los temas fueron grabados en Sonic Riot Studios en enero de 2014. El line-up del grupo que participó estaba compuesto por: Hugo Sánchez, batería y guitarra; Esteve Sánchez, bajo y coros; Toni Sánchez vocalista y Marcelo Sánchez se encargó de las letras.

I’m  contribuye a este magnífico disco split, de tan sólo siete pulgadas, los temas de sugerentes títulos en inglés “Not all the drugs are that bad” y “Skateboarding is not a crime”. Pues el primer tema, como bien apostilla su título, trata de las ventajas e inconvenientes de estar solo o no, para terminar ironizando que no todas las drogas son tan malas como parecen, y en ese contexto incluye al dinero, al amor y todas sus mentiras. Mensaje conciso, pero muy efectivo y la música cañera a más no poder. Mientras la canción que cierra su cara, es toda una declaración de intenciones, es la historia de cualquier chico que lleve el skateboarding por bandera, como medio de evasión y pertenencia a una tribu urbana que normalmente está en constante lucha contra los esbirros y dogmatizados del poder. Tema muy contundente, tanto en la letra, como en la melodía vertiginosa y cañera punk rockera.

En definitiva, un pequeño (por el tamaño del disco) gran trabajo discográfico en la carrera de ambas agrupaciones, donde el arte gráfico, está muy trabajado, con dos portadas. Edición de 500 copias, repartidas a su vez, en 400 unidades de vinilo negro y 100 unidades de vinilo verde. Co-editado por varios sellos discográficos del underground más potente:  Collector's Series, New H-Records, Ojalämemuera Records, Tupatutupa Records y Cruzade Records.


Links bandas:

Links sellos coeditores:
Tupatutupa Records http://tupatutupa.com

Texto: Obstinato, La Factoría del Ritmo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada